martes, 29 de abril de 2014

Continúan las violaciones a los Derechos Fundamentales en Chiapas

Quienes necesitan capacitación en Derechos Humanos y Tolerancia?

Desde el pasado 11 de Febrero de 2014, más de 25 familias fueron afectadas de los servicios de agua y luz, las autoridades ejidales de Unión Juárez de La Trinitaria en el Estado de Chiapas, usaron este pretexto para presionar a que los Evangélicos cooperen para las fiestas tradicionales católicas y participen en ellas.
Representante del Grupo Evangélico
El problema ha surgido desde hace varios años atrás, sin embargo, las autoridades y funcionarios que han estado “atendiendo” la problemática, no han dado solución que respete los derechos de los evangélicos y el problema se ha complicado progresivamente. Recordemos que las autoridades ejidales retuvieron por más de 26 horas al Sr. Aarón Espinosa quien intentó conectar una toma de agua a una vivienda recién construida y que las autoridades ejidales no quisieron seguir el procedimiento normal para la autorización. Después de la retención ilegal debido a que el Agente Municipal solo puede hacerlo por menos de 24 horas, le insisten en cobrar una multa adicional al encarcelamiento.
Después de ofrecimientos de atender la problemática conforme a la legalidad, de proporcionarles agua en pipas, de enviarles contenedores o tinacos para almacenar el agua en tanto se encuentra una solución, ninguno de estos ofrecimientos ha sido una realidad.
El día de ayer 28 de Abril de 2014, nuevamente los evangélicos han sido objeto de agresiones de diversas maneras, en la mañana habitantes del Ejido encabezados por las autoridades ejidales, realizaron el corte de agua de las últimas tres casas en donde se estaban abasteciendo los evangélicos y colocaron cadenas con guardias en las cuatro salidas con la finalidad de impedir que reciban apoyo humanitario y no tengan oportunidad de recurrir al arroyo cercano para abastecerse de agua.
El mismo día, adicionalmente al corte de agua, sistemáticamente realizaron agresiones verbales a los evangélicos para lo que el grupo agresor se presentó ante las viviendas sin ingresar a ellas.
Los funcionarios que han intervenido, insisten en que los evangélicos entreguen cooperaciones religiosas que les pide la Asamblea para las fiestas católicas y paguen cuotas por tomas de agua en cantidades que nunca se han cobrado en ese Ejido.
Actualmente la intervención de funcionarios municipales y estatales ha sido sin solución alguna, un grupo de mujeres intentó la semana pasada levantar una denuncia ante el Ministerio Público de la Fiscalía en Comitán, Chiapas y este último mencionó que no puede iniciar la denuncia ya que el problema está en etapa de diálogo, señaló que esas fueron las instrucciones giradas por el Lic. Jesús Esquinca, Subsecretario de Gobierno de la región Meseta Comiteca-Tojolabal.
El Lic. Jesús Esquinca manifestó a los miembros del grupo evangélico que ellos deben de presentarse ante la Asamblea y que los acuerdos a los que se lleguen independientemente de los que sean, deben obedecerlos, señalan los evangélicos que el Subsecretario señaló: “eso es lo que el Secretario General de Gobierno me ha instruido”.
De acuerdo a las declaraciones del grupo afectado que pertenecen a la Iglesia Evangélica Monte Tabor, responsabilizan a los funcionarios que han intervenido y a las autoridades ejidales de los problemas y enfermedades que la falta de agua pueda generar a los habitantes que se les está violentando sus derechos fundamentales establecidos en la Constitución Mexicana y en los convenios internacionales que el Gobierno Mexicano ha ratificado.
Adicionalmente a ello, los niños están siendo agredidos verbalmente en la escuela por sus compañeros y por adultos habitantes del Ejido, su delito es pertenecer al grupo Evangélico, en estos momentos tienen temor de asistir a sus clases diarias.

El grupo Evangélico ha mostrado su disposición en cumplir con sus responsabilidades como ciudadanos y como habitantes del Ejido Unión Juárez, el tema en discusión es la cooperación religiosa católica tradicional y los cargos tradicionales.

martes, 22 de abril de 2014

Seguiremos esperando los cambios prometidos?

Ganando tiempo? Provocando mas impunidad?

Los problemas de intolerancia religiosa, no reconocen a las vacaciones y las suspensiones de labores, cada uno de los grupos afectados sigue sintiendo, viviendo, esperando y sobre todo, esforzándose por sobrevivir en un ambiente en el que muchos de los funcionarios han permitido que sigan estando; con dificultades y carencias.

Afectados en un refugio temporal. Foto: Luis Herrera.
Refiriéndonos especialmente a los problemas de Las Margaritas en el Estado de Chiapas, escuchamos a funcionarios decir: “los evangélicos son los que tienen la culpa, ellos son los que no respetan a las autoridades ejidales”. Es correcto entonces lo que hacen las autoridades de las comunidades de cortar los servicios de agua y luz, restringir los derechos de los evangélicos, quitarles sus tierras que es el único medio de subsistencia, no permitirles el uso de la escuela, no permitirles visitas, quitarles los beneficios gubernamentales, etc.?

En muchas ocasiones los funcionarios, lejos de promover el respeto mutuo, inmediatamente se colocan de un lado de las partes para promover en la mayoría de los casos, las presiones hacia los grupos evangélicos con la finalidad de que desistan de su fe o sean desplazados de sus propias viviendas y propiedades.

Los afectados se han dado cuenta de que les han estado engañando con los mismos funcionarios, las mismas acciones, las mismas excusas, las mismas negociaciones, las mismas manipulaciones, para que al final, les digan que ellos son los causantes de los problemas y que por ellos no se solucionan.

Siguen pidiendo la misma condición: “Los Evangélicos se tienen que presentar ante la asamblea para que allá se solucione el problema, la Asamblea debe decidir sobre el problema”.

Nos imaginamos a los afectados nuevamente exponerse a la Asamblea en condiciones desiguales en número, cuando la misma Asamblea motivada por los líderes fueron los que agredieron, amenazaron, insultaron, violentaron sus derechos y en ocasiones pasaron de las injurias e insultos, a las agresiones físicas?

Nos imaginamos a los afectados ir a la Asamblea a “pedir perdón” como dicen los funcionarios, cuando los afectados fueron amenazados de muerte y tuvieron que salir a escondidas temiendo por su vida?

Y a pesar de ello, muchos afectados han aceptado asistir a la Asamblea con la condición que previamente se defina cuáles serán los acuerdos que se firmarán para no entrar en controversia y asegurando que serán respetados en sus derechos, comprometiéndose los evangélicos a participar en la comunidad en sus responsabilidades como ciudadanos dejando a cada grupo sus responsabilidades religiosas de acuerdo a lo establecido por la legislación correspondiente.

Sin embargo al parecer, algunos funcionarios siguen “protegiendo” a los agresores, defendiendo las acciones ilegales y promoviendo que a los evangélicos se les debe restringir en sus derechos. No es eso parte de lo mismo? No se están volviendo cómplices?

Nuevamente se cancelan reuniones, pero la operación política en contra de los Evangélicos sigue fuerte: llegando a las comunidades, orientando a los agresores, entreteniendo a los afectados y permitiendo la ilegalidad.-------